Un paraíso por descubrir, Langkawi, Malasia.

La isla de Langkawi, Malasia fué mi destino final después de recorrer Malasia desde Singapur, el país donde vivo. Pasamos antes por Melaka, Cameron Highlands y Pennang.

La primera impresión al llegar de Penang al puerto de Langkawi, fué asfixiante, estaba en época de fiestas (navidad y año nuevo), me encontré con una multitud de gente que quería convencerme a alquilar un auto, reservar un paseo a una isla o reservar un hotel. Mientras que me habría camino entre la muchedumbre, logré encontrar el paradero de taxis que me llevaría a mi hotel.

Mientras mas nos alejábamos, mas me gustaba Langkawi, nuestro hotel se encontraba en medio de la naturaleza rodeado por arboles de limón, búfalos y una perrita adorable que nos venía a saludar cada vez que llegábamos.

The box Chalet, nuestro alojamiento en Langakawi, Malasia.

Tansporte:

Langkawi, Malasia es una isla pequeña pero no tan pequeña como para recorrerla a pie y a pesar de que corre una brisa agradable hace calor. Lo mejor es alquilar un scooter o un auto, el nuestro (un auto pequeñito pero perfecto para dos adultos y un niño de 12) costó 70 MYR por día, con aire acondicionado. Con nuestro auto podíamos descubrir sitios remotos y alejarnos de las zonas turísticas para descansar luego en nuestro hotel. Te aconsejo que alquiles tu auto por internet con anticipación, en el puerto de Langkawi había mucha competencia entre las compañías de alquiler. Te tratan como si fueras carnada, hay mucha gente que te persigue para llevarte a uno de los agentes y ganar comisión.

Las playas que visité:

Cenang:

Es una playa donde practican jet-ski, banana boat, volley ball y donde hay muchos restaurantes y negocios en la vía principal, es muy popular entre la gente de Langkawi y los turistas.

Playa de arena negra, aunque la arena no es muy negra que digamos (je je) es una playa donde yo paré a almorzar, hay un pequeño puesto de comida fresca con precios muy razonables. Si te gusta la fotografía éste es uno de los lugares que más me gustó en Langkawi, Malasia y debe de serlo aun más durante la puesta del sol.

Langkawi Malasia.

Playa de arena negra, isla de Langkawi, Malasia.

Tenang

Es una playa que es más tranquila que Cenang, el mar es como una piscina de lo calmado que es y la playa muy amplia, hay espacio para todos. En sus alrededores hay restaurantes y cafés. Les recomiendo el restaurante “Cactus” carta variada, de calidad y buenos precios.

Playa Tenang (Pantai Tenang) en la isla de Langkawi, Malasia.

Tanjung Rhu

Está situada en el norte, es absolutamente mi playa preferida, llegamos allí en auto, hay una parte a la que no hay acceso por que se encuentra el hotel 4 seasons y es privada, pero lo demás es un paraíso, arena blanca, la playa limpia y agua cristalina. A un lado verás uno que otro barquito que llega trayendo gente a los manglares que están allí cerca, pero son muy pocos y están alejados. En ésta playa hay también un puesto de comida, disfruté mucho comer con los pies en la arena mirando el mar.

Playa Tanjung Rhu en la isla de Langkawi, Malasia.

Playa Tanjung Rhu en la isla de Langkawi, Malasia.

Noodles salteados con mariscos, vegetales al wok y arroz frito con verduras en restaurante muy simple al frente del mar. Langkawi, Malasia.

Naturaleza:

Aparte de las playas el paisaje es muy bonito, encontramos muchos bosques de latex, campos de flores y manglares.

Hay un lugar turístico que visitamos que son las cascadas de Telaga Tujuh, lleva tu traje de baño por que te puedes refrescar (ignora la gente y tírate!)

También visitamos el parque de los búfalos, ésta actividad les gusta especialmente a los niños, le pueden dar de comer a los búfalos, ver como los ordeñan y al final comer un helado de leche de búfala! para llegar aquí necesitas auto o scooter.

La naturaleza en la isla de Langkawi, Malasia.

Langkawi, Malasia.

Manglares en la isla de Langkawi, Malasia.

Langkawi-Malasia.

Cascadas de Telaga Tujuh, isla de Langkawi-Malasia.

Langkawi, Malasia.

Arboles de latex en la isla de Langkawi, Malasia.

Mi conclusión es que Langkawi es una isla en la que aun puedes sentir que la estás descubriendo, una isla en la que aun a nivel turístico se puede seguir desarrollando (por eso me gusta!) un sitio donde puedes descansar y hacer contacto con la gente local, que es muy amable.

Espero que les haya gustado mi artículo y que les pueda servir!

 

 

 

angela

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *